Trabajamos por los derechos y la inclusión de cada persona con autismo.

 
 
Información Servicios Participa Noticias

Noticias

¿Cómo conseguir una sociedad decente? Hacia un paradigma de derechos para todos.

07-04-2017
Noticias | Número de visitas: 365

por Jorge Rebollo Gutiérrez

Preparador Laboral PILA

23/03/17

 

El pasado 17 de Marzo se celebró la 3ª Jornada “Formando Transformamos: Avanzando en dignidad y apoyos para una buena vida en comunidad” en el salón de grados Ángel Rivière de la Facultad de Psicología de la UAM. La jornada se inauguró con la conferencia de Tatiana Urien Ortiz: Del reconocimiento legal al reconocimiento efectivo de la igual dignidad de las personas con DID. Un reto que nos interpela.

Ella misma inició la conferencia pidiendo disculpas por extensión del título de la conferencia. A pesar de esto, si uno se para a releer este título una vez finalizada la conferencia se da cuenta de lo descriptivo y acertado de cada una de estas palabras. Antes de entrar en materia, quiero dejar claro que este artículo solo es una reflexión sobre algunas de las ideas de la conferencia de Tatiana Urien y no pretende ser un resumen de su trabajo.

 

 foto 1

 

 

Al principio de su conferencia Tatiana abordó el tema de la transformación. Un concepto, que últimamente está en boca de todo el mundo. Pero ¿qué es la transformación? ¿Son las nuevas metodologías o herramientas, por sí mismas, una forma de innovar? Llegados a este punto hago la segunda advertencia: quien lea este artículo va a encontrar más preguntas que respuestas. Para abordar el tema de la transformación, recurrió a la metáfora (reconocida por ella como nada original) del iceberg. Colocaba en esa parte visible y, siguiendo  esta metáfora: menor,  del iceberg todos los conceptos que se han ido poniendo encima de la mesa en las últimas décadas: PCP, toma de decisiones, ACP, Individualidad, sueños, proyecto de vida,… Y siguiendo con la metáfora ¿de qué debería estar formado el hielo que sustenta ese iceberg de la transformación? Pues bien, Tatiana plantea que para una verdadera transformación es necesaria la inclusión moral de las personas con DID. Es decir, que todas las decisiones de la vida de esa persona partan de sí misma. Incluir a las personas con DID dentro de la comunidad moral. En este punto, he de reconocer que sentí un poco de vértigo y por delante de mí pasaron términos que no fui capaz de asimilar de primeras como: ética sistémica, inclusión moral, transformación general. A pesar de esto se podía intuir claramente por donde quería llevarnos.

El siguiente apunte que logré tomar hablaba sobre esta nueva ética, expresada como: el reconocimiento del derecho a la igual dignidad de todos los seres humanos por el hecho de ser humanos.  Aquí paró un momento el desarrollo de la conferencia para aclarar cuál era el concepto de dignidad a través de una definición de Dwarkin (Dwarkin, 2000). De forma muy resumida, la dignidad está compuesta del auto-respeto, que es la capacidad de sentirse igual y la responsabilidad especial, definida como la capacidad de sentirse especialmente responsable.  Tatiana aludió en este punto de su conferencia a la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad en el que se recogen derechos como el igual reconocimiento ante la ley o la necesidad de la toma de conciencia por parte de la sociedad respecto de las personas con discapacidad. En este punto me asalta una pregunta ¿requieren algunas personas una protección legal específica? ¿No es esto una muestra de que el compromiso ético que dice que todos somos iguales por el hecho de ser humanos y pertenecer a una misma especie no está alcanzado?

 

 foto 2

 

 

Según mi opinión eso es exactamente lo que sucede. Tatiana expuso, sobre este tema, que vivimos en un paradigma en el que la ética es vertical, en contraposición a esa nueva ética de la que hablaba al principio. Esta moralidad de arriba hacia abajo se centra en los atributos de la persona, en la necesidad que tiene de capacitarse para acercarse a la normalidad, en ver a estas personas como incompletas (imperfectas) y en su (nuestra) necesidad de ser felices lo que conduce a un proteccionismo de estas personas. Ante este panorama que nos interpela directamente (como ya apuntaba en el título de la conferencia) Tatiana aclaró que hacemos esto desde el amor, lo que a mí, al menos, no me consuela demasiado.

Pero, ¿qué podemos hacer? ¿Hacia dónde tenemos que ir? Bien, desde lo expuesto por Tatiana debemos dirigirnos hacia un paradigma de derechos desde el que se llegará a la inclusión moral. Es decir, debemos conseguir situarnos en un paradigma en el que los derechos de todas las personas sean y valgan lo mismo. No solo por una cuestión moral, sino por una cuestión de dar el soporte necesario a nuestras prácticas transformadoras para que sean tal. Según lo dijo Tatiana, la idea es colocarnos en un paradigma “que trascienda la discapacidad y desde el que no puede hacerse otra cosa”. Ese punto de vista y esa forma de pensar que genere una igualdad de derechos real para todos.

 foto 3

 

 

Volviendo sobre la pregunta: “¿Nos hemos creído hadas madrinas con la capacidad de insuflar felicidad a las personas?” habló de crear entornos generadores de auto-respeto. Espacios en los que las personas tengamos la capacidad de sentirnos iguales en cuanto a nuestros derechos y oportunidades.

No quería acabar este artículo sin dar mi opinión personal. Como ya he dicho, he encontrado más preguntas que respuestas. El alcanzar esa “sociedad decente” de la que habla Tatiana Urien ya es un irrenunciable para mucha gente. Desde mi más que humilde y corta experiencia profesional, he de decir que me he encontrado con mucha gente que ya funciona en ese paradigma de “no podemos hacer otra cosa”. Aún no sabemos cómo, no sabemos cuándo, pero si sabemos hacia donde hay que ir y hacia donde no. Para terminar propongo hacer ese ejercicio de imaginación: ¿Cómo haríamos que esa sociedad decente se alcanzase si no tuviéramos ninguna otra opción posible? ¿Cómo sería el mundo si el reconocimiento legal de la igualdad dignidad, los ajustes razonables, el apoyo a la toma de decisiones, la vida independiente, la educación inclusiva y  el modelo ecológico fueran las únicas opciones posibles?



ALEPH-TEA Asociación libre para la educación personalizada y humana de los trastornos del espectro del autismo.
Calle Cueva de Montesinos, 49 Madrid 28034. Tel. 91 3004170 Correo electrónico: info@aleph-tea.org
Declarada de Utilidad pública mediante Orden INT/1201/2007, de 12 de abril, del Ministerio de Interior (BOE 4 mayo 2007).
Inscrita en el Registro de Asociaciones de la Comunidad de Madrid con el número 24.850
Miembros de Plena Inclusión Madrid y de la Confederación Autismo España.
Plena Inclusión Madrid Confederación de Autismo de España
Copyright © 2013 Aleph Tea. Todos los derechos reservados. Aviso legal | Política de privacidad | Mapa web
Los símbolos pictográficos utilizados son propiedad de CATEDU bajo licencia Creative Commons y han sido creados por Sergio Palao